Heriberto Navarro es pescador artesanal, su hijo Ramón Navarro heredó su pasión por el mar y se convirtió en un surfista de talla mundial. Los Navarro, siempre siguiendo lo que dicta el océano, se trasladaron hasta Carelmapu (Región de Los Lagos) durante los años 80, en plena fiebre del loco. De esta pequeña localidad conservan recuerdos inolvidables de una vida tranquila, en absoluta comunión con los pescadores de la zona y en contacto con una naturaleza generosa en recursos y paisajes.

El vínculo afectivo que desarrollaron con el lugar y su gente se mantuvo en el tiempo. Sin embargo, con cada visita, el panorama fue mutando de manera preocupante: la industria del salmón paulatinamente fue destruyendo la vida de esta localidad. Motivado por su activismo y el lazo que lo une con la comunidad de pescadores artesanales, Ramón decidió mostrar al mundo lo que ha generado la salmonicultura en la zona. Con esa idea y el apoyo de Patagonia desarrolló el proyecto audiovisual “Estado Salmonero”, que deja en evidencia el daño asociado al crecimiento del mercado salmonero en una zona donde las empresas privilegian ante todo el avance de su negocio.

Sos Surf

Share: